REPORTE UNA PLAGA

Control de plagas

Cómo proteger a las plantas y los árboles frente a las plagas invasivas

No existen depredadores naturales para mantener bajo control las plagas que se originan fuera de los EE. UU. y consiguen entrar en nuestro país a través de los automóviles, los aviones y los barcos. Estas plagas no autóctonas que invaden nuestro territorio pueden multiplicarse prácticamente sin control y causar estragos en las plantas que no tienen defensas naturales contra esas especies foráneas.

 

Los expertos creen que el método más efectivo y menos costoso de manejar y controlar las plagas invasivas es mantenerlas fuera de nuestro ecosistema. Pero es una tarea tan monumental que requiere la cooperación de varias agencias: desde los agentes del servicio de Aduanas y Protección de Fronteras de los EE. UU., que inspeccionan los equipajes internacionales y los envíos de carga en aeropuertos y pasos fronterizos, a los esfuerzos de las estaciones de inspección fitosanitaria del Servicio de Inspección de Salud de Animales y Plantas (APHIS, en inglés), organismo perteneciente al USDA, ubicadas en los principales aeropuertos internacionales y puertos marítimos, así como en los principales pasos fronterizos de EE. UU. con México y con Canadá.

 

Aunque estas agencias realizan un trabajo efectivo para evitar la entrada de la mayoría de las plagas en los EE. UU., a veces alguna de ellas logra alcanzar nuestro territorio. Cuando eso sucede, el foco de atención se desplaza al control y a la reducción de la presencia de la plaga.

 

El objetivo del control de las especies invasivas es mantener a raya las plagas y, en última instancia, eliminarlas. Es crucial controlar de inmediato las plagas invasivas, ya que su rápida reproducción significa que sus poblaciones aumenten rápidamente lo que les permite propagarse con facilidad y afectar grandes áreas geográficas.

 

El primer paso para el control de plagas es determinar dónde se encuentran y si las poblaciones está aumentando hasta alcanzar niveles de infestación. Los Departamentos de Agricultura estatales llevan a cabo estudios, rastrean y capturan las plagas para hacer seguimiento del crecimiento de sus poblaciones. Las trampas pegajosas que se cuelgan en árboles y plantas son eficaces para realizar la medición de las poblaciones de plagas y, con frecuencia, constituyen el primer paso para determinar el grado de infestación de las mismas. Posteriormente, las plagas atrapadas son identificadas por los científicos y se implementa un plan de acción cuando las cifras alcanzan un “nivel de umbral”, que por lo general varía según de qué plaga se trate.

Si desea más información, visite: